Genesis Center TI

Nuestro Blog
BPMN 2.0: La Guía Definitiva para la Modelización de Procesos de Negocio

En el mundo empresarial de hoy en día, la eficiencia y la claridad en la gestión de procesos son fundamentales para el éxito. Es aquí donde entra en juego BPMN 2.0, una herramienta poderosa para la modelización de procesos de negocio que está revolucionando la forma en que las organizaciones gestionan sus operaciones.

BPMN, que significa Business Process Model and Notation (Modelo y Notación de Procesos de Negocio), es un estándar internacional para la representación gráfica de procesos de negocio. La versión 2.0 de BPMN, lanzada en 2011, es la versión más reciente y completa de este estándar, y ha ganado una amplia aceptación en la comunidad empresarial debido a su capacidad para capturar de manera precisa y comprensible los procesos complejos.

Entonces, ¿qué hace que BPMN 2.0 sea tan especial? En primer lugar, su capacidad para representar visualmente los procesos de negocio de una manera intuitiva y fácil de entender. Utilizando una serie de símbolos y diagramas estandarizados, BPMN 2.0 permite a los usuarios modelar y documentar los procesos de una manera clara y coherente, lo que facilita la comunicación y la colaboración entre equipos y departamentos.

Además de su claridad visual, BPMN 2.0 también es altamente adaptable y escalable. Esto significa que puede ser utilizado para modelar una amplia gama de procesos de negocio, desde los más simples hasta los más complejos. Ya sea que esté documentando un proceso de ventas básico o diseñando una cadena de suministro global, BPMN 2.0 proporciona las herramientas necesarias para capturar todos los aspectos clave de sus operaciones.

Otra característica destacada de BPMN 2.0 es su capacidad para integrarse con otras herramientas y estándares de gestión empresarial. Esto incluye la integración con sistemas de gestión de procesos empresariales (BPMS) que permiten la automatización y optimización de procesos, así como la interoperabilidad con estándares relacionados como UML (Unified Modeling Language) y DMN (Decision Model and Notation).

En resumen, BPMN 2.0 es mucho más que una simple herramienta de modelización de procesos. Es un estándar internacionalmente reconocido que está transformando la forma en que las organizaciones gestionan sus operaciones, proporcionando una plataforma visualmente intuitiva y altamente adaptable para la documentación y optimización de procesos de negocio. Ya sea que esté buscando mejorar la eficiencia operativa, aumentar la transparencia o impulsar la innovación, BPMN 2.0 es una herramienta que todo profesional de negocios debería tener en su arsenal.

¿Para qué sirve la metodología OKR?

La metodología OKR se ha popularizado en la última década porque grandes empresas la utilizan con resultados exitosos. Veamos algunas de las ventajas que conlleva su implementación.

Logra equipos de trabajo más sólidos y cohesionados

Con OKR mejoras los procesos, flujos, comunicación e integración de las personas que forman parte de tu negocio, así que te servirán para fomentar una cultura de trabajo, tener objetivos claros y hacer crecer a tu empresa en muchos niveles.

Proporciona entornos de trabajo colaborativos

Al establecer mejores canales de comunicación y definir los objetivos de trabajo será más sencillo que todos los integrantes de tu organización sepan qué hacer y cómo lo harán. Por ello se sentirán más inclinados a trabajar en equipo para alcanzar la meta común.

Mejora el ambiente laboral

Una de las consecuencias inevitables de la implementación de una metodología OKR es una cultura empresarial sólida. Si todos los colaboradores persiguen metas comunes y son evaluados de acuerdo con estos resultados es mucho más probable que adopten los métodos de trabajo, la misión empresarial y los valores colectivos como propios.

Hace crecer a tu compañía

Debido a que esta metodología ofrece parámetros medibles para el cumplimiento de las metas fijadas, es excelente para monitorear y promover el crecimiento de la empresa. La versatilidad y capacidad de adaptación de los objetivos y resultados clave hacen que este método pueda utilizarse en cualquier industria, tamaño o tipo de operación.

Optimiza los procesos y flujos de trabajo

Al designar responsabilidades a cada equipo y a cada colaborador se evitan los fallos y las labores pueden desarrollarse de forma mucho más organizada. Cada acción dentro de la organización estará guiada por un objetivo y motivada por resultados clave para que el motor empresarial funcione adecuadamente.

Incrementa la percepción de marca

Al establecer objetivos y resultados clave se puede elevar el nivel de cumplimiento en las tareas y, por tanto, puede aumentar la satisfacción de los clientes. Asimismo creará una imagen de responsabilidad, coherencia y fortaleza comercial.

Aumenta la productividad del personal

Cuando tenemos que cumplir con una asignación siempre es más sencillo dividirla en pequeñas tareas, lo que ayuda a que el personal no se sienta sobrepasado. Los OKR permiten a los trabajadores avanzar paulatinamente en la búsqueda de un objetivo, aumentando su productividad en tiempo real.

En este punto seguramente te preguntes cómo podrías implementar esta metodología. Veamos algunos ejemplos que te ayudarán a hacerte una idea de su funcionamiento.

¿Cuál es la diferencia entre los KPI y los OKR?

Muchos confunden los KPI (Key Performance Indicator) con OKR, pero se trata de conceptos diferentes. Los OKR son una metodología más compleja y ambiciosa que engloba a los KPI, ya que estos miden una acción o un esfuerzo específico, en tanto que los OKR serán el objetivo de que se cumplan esas acciones.

Dicho de otra manera, los KPI miden ciertos aspectos dentro de un marco estratégico, y los OKR son precisamente ese marco estratégico.

Para implementar OKR en una empresa se establece un objetivo principal y de este se desprenden 3 resultados clave que se deben conseguir. Cada uno de sus resultados clave contienen KPIs para medir acciones necesarias orientadas a lograr ese resultado clave.

OKR aplicado en diversas áreas

Para aplicar exitosamente una metodología basada en OKR es necesario fijar metas realistas que deben acompañarse con dos o tres resultados clave para alcanzar esos objetivos. Veamos algunos ejemplos.

1. OKR para Recursos Humanos

Objetivo 1: Elevar en un 10 % la retención de talentos.

  • Resultado clave 1: Hacer una encuesta de satisfacción del personal.
  • Resultado clave 2: Evaluar las ofertas laborales de la competencia.
  • Resultado clave 3: Generar un plan de acción para disminuir la tasa de rotación del personal

Objetivo 2: Mejorar el paquete de prestaciones para los empleados.

  • Resultado clave 1: Evaluar los costos de algunos beneficios laborales demandados por la plantilla de trabajo.
  • Resultado clave 2: Realizar un informe para la mesa directiva con las ventajas de ofrecer más y mejores prestaciones a los trabajadores.

En el primer escenario la empresa busca elevar la retención de talentos y es probable que, tras realizar una evaluación de la plantilla, note la importancia de mejorar sus prestaciones. Esto desemboca en una nueva meta que requiere nuevos resultados clave.

2. OKR para marketing

Objetivo 1: Promocionar un nuevo producto en otro país.

  • Resultado clave 1: Evaluar las características demográficas del público al que se dirige mediante un estudio de mercado in situ.
  • Resultado clave 2: Cotizar el despliegue de una campaña publicitaria en redes sociales, televisión y medios impresos.
  • Resultado clave 3: Incorporar al equipo de trabajo a un experto en la materia originario del país en cuestión.

Objetivo 2: Aumentar en un 20 % el número de visitas al blog de un sitio web.

  • Resultado clave 1: Analizar el desempeño del sitio en motores de búsqueda.
  • Resultado clave 2: Actualizar los contenidos de las entradas en el blog de acuerdo con la demanda de los internautas.
  • Resultado clave 3: Generar de 5 a 10 artículos semanales para colgar en el blog.

En materia de marketing es sumamente importante establecer resultados clave medibles a partir de la experiencia de los usuarios. Esto requiere un trabajo colaborativo para conocer mejor a su público y generar estrategias realmente útiles. 

3. OKR para ventas

Objetivo 1: Ampliar la capacidad de atención de gestores de ventas.

  • Resultado clave 1: Contratar nuevos colaboradores.
  • Resultado clave 2: Capacitar a los colaboradores en el uso de tecnologías para la optimización y cierre de ventas.

Objetivo 2: Promover las compras a través de un sitio de comercio electrónico de reciente creación.

  • Resultado clave 1: Crear una estrategia de publicidad en redes sociales para dar a conocer el sitio.
  • Resultado clave 2: Capacitar a los gestores de ventas para operar a través de la página en línea.
  • Resultado clave 3: Crear un equipo de trabajo para la atención al cliente.
  • Resultado clave 4: Contratar un servicio de CRM para mejorar la gestión de los datos del consumidor.

Como puedes ver en estos ejemplos, los OKR pueden requerir la colaboración de varios departamentos de una organización. En estos casos, hace falta la intervención de los equipos de tecnología para encontrar la mejor opción de software para aumentar las ventas en línea y la colaboración de los responsables de Recursos Humanos para diseñar la estrategia de capacitación del personal.

Recuerda que para alcanzar ciertos objetivos suele ser necesario ejecutar modificaciones sustanciales en la organización, formas de trabajo y personal de tu empresa. Lo más importante es establecer tus metas y lo que estás dispuesto a invertir en ellas para tener resultados concretos.

A continuación veremos los pasos para crear e implementar los OKR en cualquier empresa.

Nosotros

Te ofrecemos cursos relacionados al manejo, sistematización y automatización de la información. Ellos serán el punto de partida de tu desarrollo profesional, ya que te posicionarán en el más alto nivel de conocimientos y te permitirán transitar por los diferentes escenarios tecnológicos.

Contáctanos

Búscanos en nuestras redes sociales

Copyright © 2024 Génesis Center Ti. Diseñado por el equipo de Marketing.